FAROS y la guía para una alimentación infantil saludable y equilibrada

El pasado miércoles día 26 de Octubre estuve en la presentación de la Guía para una alimentación infantil saludable y equilibrada en el Hospital St. Joan de Déu, de Barcelona.

faros

Llegué muy optimista, pensando en toda la información que nos iban a proporcionar. Por fin las últimas recomendaciones sobre alimentación infantil con evidencia científica, recogidas en una guía muy completa.

Empecé a hojear la guía yendo, directamente a los temas que más conozco y vi cierta información que me descolocó un poco.

Esta entrada no es un desglose de toda la guía punto por punto, explicando lo que me gusta de ella y lo que no, simplemente es mi humilde opinión respecto a ciertos temas, frases o comentarios que creo que debemos dejar claros a la población general y que, des de mi punto de vista, no lo están en esta guía o no lo estuvieron en la presentación.

La alimentación infantil: ¿lo estamos haciendo bien?

FAROS, junto a la Fundación Alicia, quisieron conocer algunos de los hábitos alimentarios entre sus seguidores y, a lo largo del año lanzaron una encuesta a más de 3000 padres, madres y profesores de todo el territorio español y de otros países. El resultado de esta encuesta nos lo muestran en la guía.

Comentan que: “casi el 100% de los niños desayunan cada día, pero no todos consumen los tres grupos de alimentos que conforman un desayuno completo: lácteos, panes o cereales y fruta”.

Y digo yo (y muchos otros profesionales de la salud) ¿Por qué un “desayuno completo” debe estar formado por cereal + fruta + lácteo? ¿A caso unas tostadas con aceite de oliva y tomate con un puñado de frutos secos no son un desayuno completo? Te invito a que reflexiones sobre ello.

Comentan también que muchas familias tienen dudas sobre si están dando una alimentación correcta a sus hijos. Pues no me extraña, si los profesionales de la salud no nos ponemos de acuerdo en las recomendaciones, es normal que la población tenga tantas dudas.

Embarazo:

El punto número 8 me ha sorprendido mucho, esto es lo que pone: “En caso de consumo de pescado crudo o poco hecho se deberá congelar cuarenta y ocho horas antes de consumirlo para evitar la contaminación por anisakis.”

¿Cómo que en el caso de que se consuma pescado crudo? ¡Una mujer embarazada NO debe consumir pescado crudo!

Tanto el pescado, como la carne, como los huevos… deben estar bien cocinados si los va a consumir una mujer embarazada.

El anisakis es solamente uno de los miles de microorganismos que existen en el pescado. La congelación del pescado sirve para que, en el caso de que el pescado se consuma crudo o poco cocinado, al menos el anisakis esté muerto. Pero esta es una recomendación para la población general, NO para embarazadas. Ya que quedan muchos otros microorganismos vivos en el pescado crudo que pueden dar lugar a otras enfermedades.

Por lo tanto, LAS MUJERES EMBARAZADAS NO DEBEN COMER PESCADO CRUDO NI POCO COCINADO. NI CARNE NI HUEVOS. Punto.

EL JAMÓN brilla por su ausencia. En la guía explican que las carnes procesadas o los productos precocinados se deben evitar. Pero, no especifican nada sobre el jamón y creo que con la cantidad de información y controversia que hay actualmente alrededor de si comerlo o no, Y CON LA CANTIDAD DE JAMÓN QUE SE COME POR AQUÍ, considero que es realmente importante aclararlo. “¿Jamón sí, jamón no? ¿Jamón congelado sí, jamón congelado no? ¿Jamón con curación de más de 14 meses sí,o tampoco?”

En mi opinión, y la de muchos otros compañeros especializados en alimentación infantil y embarazo, vale la pena recomendar a las embarazadas que no coman jamón durante los 9 meses de embarazo, por prevención.

Alimentación del recién nacido hasta los 6 meses

En la guía, hay una tabla que explica que de los 0-6 meses se debería dar lactancia materna o artificial. Pero en esa misma tabla nos informan también que a partir de los 4 meses ya se puede empezar con las PAPILLAS.

Y es que esto es lo que hay: PAPILLAS, punto.

Y es que esto es lo que me encuentro últimamente a mi alrededor, pediatras que pautan papillas a los bebés de 4 meses o 4 meses y medio. Papillas de cereales (de farmacia, por cierto) o de fruta (con las cantidades exactas de cada fruta).

¿Y esto está bien?

La mayoría de autoridades sanitarias nos está diciendo que HASTA LOS 6 MESES SOLO LECHE!! Preferiblemente lactancia materna y a demanda o en su defecto lactancia artificial.

 ¿A caso esta recomendación no llega a todos los profesionales de la salud? ¿O sí llega pero hay otros intereses por medio?

Por otra parte, el tema de las papillas me tiene un poco harta. Es cierto que las papillas son lo que a la mayoría nos han dado de pequeños y lo que hemos visto ofrecer a los bebés. Pero eso no quiere decir que sea la única opción a la hora de empezar con la alimentación complementaria. Y, en esta guía dan a entender que sí, al menos a mí es lo que me parece.

faros-portada

Y aquí, justamente cuando hablaban de este tema durante la conferencia, me enfadé y mucho, al escuchar a uno de los ponentes hablar sobre el BLW. “Es una tendencia que está ahora bastante de moda, evita el esquema clásico por el que después de la leche toca cuchara, pero quizá no tenga en cuenta ese desarrollo madurativo del bebé y nosotros como pediatras y profesionales de la alimentación tenemos algunas dudas o preocupaciones respecto a este método…añadiendo frases como «y eso es así»”-dijo-  

Lo que NO me gustó es que diera su opinión PERSONAL, sin explicar los pros y los contras de un método y otro. Ambos métodos válidos, con sus beneficios y sus perjuicios. Me pareció que no respetó las diferentes opciones. Me pareció que lanzó un mensaje incorrecto a la gran cantidad de gente que había en la sala.

Quizá el Baby Led Weaning es una moda o quizá muchas personas lo hayan estado haciendo a escondidas de su pediatra y familiares, por miedo a que les riñeran. Quizá, ahora se oye tanto porque AHORA nos llega toda clase de información gracias a internet. Quizá, hay gente que está más al día de las novedades en alimentación infantil que muchos profesionales de la salud. Quizá, la población se está dando cuenta del poder que tiene la industria alimentaria y el márketing de los alimentos. Quizá, hay que ser más tolerantes y respetuosos con las decisiones de la gente.

Cada persona es un mundo y cada familia debería poder escoger lo que le sea más fácil o lo que crea que es más bueno para sus hijos, siempre estando bien informado. Y allí es donde entramos nosotros, los profesionales de la salud, en informar. Informar sin sesgos y sin querer imponer nuestra manera de pensar.

Si esa familia quiere introducir la alimentación complementaria a su hijo, a través de trozos (adaptados) y no con papillas, ¿quiénes somos nosotros para decirles que primero papilla de cereales, después papilla de fruta, después de verduras con pollo,…y que luego ya al año empiece con trozos normales?

Lactancia materna

Aunque en los países industrializados no existe evidencia científica de que introducir la alimentación complementaria entre los cuatro y seis meses de vida suponga una desventaja con respecto a hacerlo a los seis meses…” ¿PERDÓN? ¿Entonces nos están volviendo a recomendar en la guía que si empezamos la introducción de alimentos a los 4 meses no pasa nada?

¡Pues miren sí que pasa! ¡Sí que hay evidencia científica que dice que empezar con la alimentación complementaria antes de lo indicado puede acarrear problemas! Y no lo digo yo, lo dice la Asociación Española de Pediatría (la OMS, etc…) http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/recomendaciones-sobre-lactancia-materna-comite-lactancia-materna

El mismo ponente del que os hablo todo el rato, comenta que la lactancia materna es lo mejor, pero que cuando hay un problema, pues que no pasa nada, se ofrece lactancia artificial. Creo que no le da la importancia que se le debería dar.

Sí, estoy de acuerdo en que si la mamá no quiere ofrecer lactancia materna a su bebé o tiene dolor o demás problemas, y ella decide, sin coacciones y totalmente informada, de que no quiere darle pecho, que le de lactancia artificial.

¡Pero decir que no pasa nada si se ofrece lactancia artificial al bebé no es profesional y no lo comparto! Creo que se debería tener un poco mas de cuidado con lo que se dice respecto a ciertos temas, porque como dice Armando Bastida, nos estamos

cargando la lactancia. http://www.bebesymas.com/lactancia/queridos-profesionales-sanitarios-hagamos-algo-nos-estamos-cargando-las-lactancias

(El tema de la lactancia y mi enfado respecto a cómo se está tratando el tema, me da para otra entrada, así que en breve la escribiré).

Y después de todo lo explicado, a aquellos que hayáis llegado hasta aquí, quiero dejaros claro que en ningún caso mi intención es regañar o culpabilizar a las mamás o familias que han decidido no dar lactancia materna a sus bebés. En ningún caso lo es.

Este enfado es a causa de la poca información que creo que reciben las madres durante el embarazo, a la poca ayuda en los momentos después del parto, a los profesionales de la salud desactualizados que se creen que por llevar bata blanca lo saben todo, al marketing de los alimentos para bebés,… Y sobre todo a los mensajes que lanzamos los profesionales de la salud hacia la población general. Y más aún, profesionales de la salud u Hospitales importantes o guías recién hechas, con mensajes erróneos, dudosos o subjetivos.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *